El proceso de concebir un bebé no ha cambiado desde que Adán y Eva descubrieron el sexo: un espermatozoide del hombre se encuentra con un óvulo dentro del cuerpo de la mujer (a diferencia de los bebés probeta). Cuando el espermatozoide y el óvulo se unen, el óvulo se fecunda.

ovulo001

Los espermatozoides y los óvulos son células muy especiales, pues solo
contienen la mitad del material genético (cromosomas) que tienen las demás células. Todas las células necesitan de los cromosomas pues en estos se encuentran las instrucciones para poder dividirse y crear un ser humano.

La fecundación ocurre cuando los cromosomas y los genes del espermatozoide y del óvulo se fusionan y dan lugar a una nueva célula llamada cigoto. El resultado de este proceso no es una copia idéntica de uno de los padres (un clon) sino un individuo único que comparte características de ambos progenitores. Según esto, ahora puede entender por qué usted tiene la nariz de su papá y los pies de su mamá: sus padres mezclaron sus materiales genéticos y usted es el resultado de ello.

Cronometrar la unión

Las hembras humanas son diferentes a casi todas las hembras del reino animal porque, en lugar de mostrar interés en las relaciones sexuales solamente cuando pueden concebir (o sea, cuando están en celo), ellas sienten deseo sexual en cualquier momento (a no ser que tengan dolor de cabeza, por supuesto). A pesar de esta diferencia, las mujeres sí comparten con otras hembras mamíferas la peculiaridad de que solo pueden concebir durante ciertos momentos; por lo general, entre uno y tres días por mes.

Pero no vaya a suponer que como la mujer solamente es fértil durante unos cuantos días del mes, esos sean los únicos días en los que el sexo sin protección puede dar lugar a un embarazo. Los órganos reproductores de una mujer son mucho más complejos de lo que parecen.

A diferencia de los hombres, que constantemente producen espermatozoides (¡más de 26 billones por año!), la mujer ya nace con los óvulos que tendrá durante toda su vida. Estos óvulos aproximadamente 200.000— se encuentran en los dos ovarios de la mujer (vea la Figura 1-1). Cada 28 días, aproximadamente, un saco lleno de líquido, llamado folículo, que está en uno de los ovarios, libera un óvulo. Cuando el folículo libera el óvulo, muchas mujeres sienten un dolor sordo en el área alrededor del ovario, conocido como mittelschmerz.

Estar al tanto del momento en el que se produce este dolor sirve como referencia para quienes practican el método natural de planificación familiar.

El óvulo y el espermatozoide se encuentran

utero

Todo el mundo está comentando lo que ocurrió anoche en el Club Falopio. El señor Espermatozoide se encontró con la señorita Óvulo y ahora ¡no pueden separarse!

Al igual que las personas tienen que conocerse para iniciar una relación, el proceso de fertilización no comienza hasta que un espermatozoide llega a las trompas de Falopio y se tropieza con el óvulo. Este encuentro se produce como resultado del coito, que consiste en la introducción del pene en la vagina. Cuando el hombre alcanza el orgasmo, millones de espermatozoides se depositan en la parte posterior de la vagina. Estos espermatozoides se adhieren al moco cervical y se desplazan por éste hasta la entrada del útero (conocida como cuello del útero o cérvix), a lo largo del útero, y hasta las trompas de Falopio. Cada uno de estos espermatozoides está a la caza de un óvulo, y si por casualidad hay alguno flotando cerca, el espermatozoide más rápido se lleva el premio.

Recuerde estos dos puntos importantes sobre los espermatozoides:

Dentro del cuerpo de la mujer, los espermatozoides se mantienen vivos de dos a siete días. Por lo tanto, aunque la fertilidad del óvulo es breve, los espermatozoides que el hombre deposita en la mujer pueden fertilizar un óvulo hasta una semana después, y causar un embarazo.

Antes de que el hombre eyacule, el pene libera un líquido conocido como líquido preseminal, o fluido de Cowper, llamado así porque se produce en la Glándula de Cowper. Este líquido sirve como lubricante durante el desplazamiento de los espermatozoides a lo largo del pene. El fluido de Cowper, a veces, contiene espermatozoides que no fueron expulsados en orgasmos previos. Aunque la cantidad de espermatozoides presentes en este fluido es mucho más pequeña en comparación con los millones que hay en una eyaculación, la pregunta que hay que hacerse es ¿cuántos espermatozoides se necesitan para fertilizar un óvulo? Solo uno que sea lo suficientemente rápido.

A través del fluido de Cowper el hombre puede depositar espermatozoides en la vagina de la mujer antes de eyacular. Por esta razón, el método de retirar el pene antes de la eyaculación no es efectivo para evitar embarazos.

De paseo

Las fimbrias, unos pequeños apéndices en forma de dedos que se encuentran en el extremo de las trompas de Falopio, guían al óvulo hacia el interior de la trompa, y este continúa su camino hasta llegar al útero. Si durante este viaje el óvulo se topa con los espermatozoides que nadan en las trompas, el primero que alcance al óvulo y penetre la capa externa, llamada zona pelúcida, logrará entrar al óvulo y, en ese momento, comenzará el proceso de creación de una nueva vida, conocido como fecundación.

utero2

El óvulo fertilizado se desplaza por la trompa de Falopio en un recorrido de aproximadamente tres días. Durante las primeras 30 horas, los cromosomas del óvulo y del espermatozoide se unen y se inicia la división celular. Al nuevo ente que se crea se le conoce como embrión. Cuando el embrión llega al final de su viaje y entra en el útero (vea la Figura 1-2), se nutre de las secreciones uterinas y sus células siguen dividiéndose, y esto hace que crezca. Aproximadamente, seis días después de la fecundación, el embrión rompe su dura capa exterior y se implanta en la pared del útero o endometrio.

El embrión libera una hormona llamada GCH (gonadotropina coriónica humana). Cuando la hormona GCH entra en el torrente sanguíneo de la madre, indica que está embarazada y hace que los ovarios continúen produciendo estrógenos y progesterona, hormonas necesarias para el desarrollo del embarazo.

Si el óvulo no es fecundado, se desplaza hacia el útero. Aproximadamente dos semanas después, el recubrimiento del útero, llamado endometrio, comienza a desprenderse como parte de un proceso conocido como menstruación. Y empieza a formarse un nuevo recubrimiento, listo para recibir a un óvulo fecundado el próximo mes.

FUENTE: Sexo para Dummies